Cómo las estructuras de madera pueden ayudar a mejorar la sostenibilidad

detail of modern wood roof structure

La industria de la construcción es una de las que más padecen los vaivenes de la economía y, a la vez, una de las actividades a las que más les ha costado modernizarse. Sin embargo los empresarios del sector junto con gobiernos y universidades, desde hace varios años, procuran avanzar hacia procesos y materiales más sustentables y que mejoren la imagen del sector.   Así surgió la idea de revalorizar e impulsar la utilización de estructuras de madera.

Revalorización del uso de la madera en la construcción

En esta era del cemento, cristales y acero, las estructuras de madera parecerían más bien modestas y poco durables. En realidad la madera en la construcción se ha utilizado durante siglos, y muchos edificios con estructuras de madera han atravesado exitosamente la prueba del tiempo… Sin embargo, con el auge de la industria del hierro y el acero, a lo largo de casi todo el siglo XX, la madera en la construcción fue cayendo en desuso o utilizándose sólo para fines auxiliares. Por otra parte, a partir de la deforestación incontrolada provocada por la expansión de la agricultura, se había convertido en un producto caro y escaso.

Pero con el nuevo siglo tomó fuerza la necesidad de una mayor conciencia ambiental tanto por parte de los gobiernos como el sector privado; de hecho, las Naciones Unidas lanzaron un llamamiento denominado “Pacto Global” en el que convocan a las empresas a sumarse a la protección del medio ambiente a través del desarrollo de nuevas tecnologías que aporten soluciones de base para reemplazar los productos provenientes de materias primas fósiles o no renovables.

Así, junto con políticas de estímulo a la reforestación aparecieron emprendimientos de cultivo de árboles para madera y una revalorización del uso de la madera en la construcción.

En comparación con las estructuras de hierro, acero o cemento, la madera ha demostrado tener muchas ventajas y virtudes que hasta hoy parecían desconocidas incluso para los profesionales del sector. A comienzos de esta década la Confederación Española de Empresarios de la Madera (CONFEMADERA) y el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) crearon “Vivir con Madera”, un programa dedicado a difundir las bondades de la madera en diversas industrias incluida la construcción y dentro de ésta, en aplicaciones como interiorismo, muebles y estructuras, de la mano también con nuevas normativas europeas respecto del uso de la madera. Nos informan que la madera, como material de construcción, es:

  • Natural
  • Almacena CO2
  • No genera residuos tóxicos
  • Sostenible y renovable
  • Resistente al fuego
  • Aislante termoacústico
  • Amortiguadora de impactos
  • Creadora de sensación de confort

La madera y la sostenibilidad global

madera_sostenible_cubic_33_groupA partir de la difusión de los problemas ambientales causados por la deforestación, que van desde la desertificación hasta las inundaciones, el público se formó una mala imagen de la industria forestal. Es verdad que si esta industria no toma en cuenta los factores ambientales puede modificar drásticamente los paisajes y la ecología, pero gracias a la industria forestal en la actualidad se ha logrado detener el proceso de deforestación e inclusive la superficie forestada está aumentando en los países industrializados.

Las distintas operaciones de la industria forestal, si se realizan tomando en cuenta todos los factores (ambientales, ecológicos, sociales y culturales) tienen decididamente efectos positivos sobre el medio ambiente:

  • La plantación de árboles en sí misma contribuye a una mayor absorción y fijación del carbono, reduciendo el efecto invernadero; estabilización de las pendientes, mayores oportunidades de esparcimiento y recreación, mayor biodiversidad y control de las inundaciones, sustitución de la exploración de bosques naturales, recuperación de suelos degradados y protección de los recursos hídricos, entre otros beneficios.
  • El aprovechamiento de bosques naturales y plantaciones permite un mayor acceso al público a los bosques naturales, reducción del riesgo de enfermedades e incendios y fomento del desarrollo sin afectar los bosques naturales;
  • Los bosques de cultivo son un recurso estratégico generando actividad económica, puestos de trabajo y exportaciones.

Estructuras de madera y edificios sostenibles

La sostenibilidad es un concepto que actualmente no se limita a ser aplicado en forma global respecto del cuidado ambiental del planeta Tierra, nuestra casa común, sino que se ha llevado a prácticamente todas las actividades e industrias.

Sostenibilidad significa actuar de tal manera que se puedan aprovechar los recursos actuales sin perjudicar la posibilidad de su aprovechamiento a las próximas generaciones. Sostenibilidad es asegurar el desarrollo y el bienestar de quienes nos continúen en el ciclo de la vida.

Estas ideas, en la industria de la construcción, han dado lugar al concepto de “construcción sostenible”:

“La construcción sostenible… no se circunscribe al estilo arquitectónico, sino que conlleva contemplar el cuidado del ambiente a través de:

Este nuevo concepto que va tomando cada vez más fuerza en la industria de la construcción , y en estos aspectos la madera se revela como el verdadero material natural del siglo XXI, con aplicación en diversos ámbitos de la industria, desde cubiertas tradicionales hasta complejas estructuras espaciales, superando muchos parámetros del hormigón y el acero:

  • La madera almacena dióxido de carbono por muchos años contribuyendo así a mitigar el efecto invernadero y a evitar el cambio climático.
  • La energía necesaria para la producción de madera es menor a la de otros materiales como acero y aluminio;
  • La relación resistencia/peso (resistencia a la flexión)es 1,3 veces superior a la del acero y 10 veces la del hormigón).
  • Alta resistencia a la tracción y compresión
  • Baja elasticidad, la mitad que el hormigón y veinte veces menor que el acero
  • Buen comportamiento en situación de incendio: aunque los componentes de la madera son inflamables, la madera maciza es contrariamente, resistente al fuego. No arde rápidamente; de hecho para comenzar a arder necesita temperaturas superficiales superiores a los 300 ºC durante un tiempo determinado.   En caso de incendios la madera es más segura porque su baja conductividad térmica hace que la temperatura disminuya hacia el interior. La capa carbonizada es 6 veces más aislante que la propia madera, actuando como una barrera impidiendo la salida de gases y la penetración del calor, frenando así el avance del incendio. Al carecer prácticamente de dilatación térmica no produce modificaciones en la estructura, y el punto más débil de la estructura de madera en caso de incendio, que serían las uniones, puede prevenirse mediante la utilización de elementos metálicos.
  • Amortiguadora de impactos: la capacidad de absorción de impactos de la madera es algo superior a la de otros materiales;
  • Los nuevos productos derivados como madera maciza, laminados y tableros amplían las prestaciones;
  • Creación de sensación de confort: la calidez y naturalidad de la madera influye en el estado de ánimo de quienes habitan la vivienda o transitan, brindando una sensación de bienestar, mejorando el estado emocional y con ello disminuyendo el estrés y el riesgo de enfermedades.

La madera laminada

La madera laminada es un producto surgido a partir de las nuevas tecnologías en el uso de la madera; son láminas de madera de espesor constante unidas longitudinalmente mediante entalladuras y encolado. Se utiliza para realizar estructuras de grandes luces y permite resolver geometrías complejas a costos competitivos. Además actualmente se cuenta con normas de calidad para la producción de laminados, garantizando así su fiabilidad y durabilidad.

Otra ventaja de los laminados es su ligereza (10 veces más ligera que el hormigón y 3 veces que el acero a iguales exigencias estructurales) permitiendo construcciones más esbeltas y reduciendo los costos. Al ser un material prefabricado su montaje se realiza rápidamente y es ideal para el tipo de construcción en seco, minimizando la generación de residuos y las necesidades de infraestructura en obra.

Para la elaboración de laminados se utiliza madera de abeto (Picea abies) tratada con productos hidrófugos, fungicidas e insecticidas de carácter preventivo. Se controla el contenido de humedad y espesor de la lámina cepillada. Los adhesivos tienen la función de unir las placas otorgando resistencia y durabilidad y garantizando que la integridad del laminado se mantenga a lo largo de toda la vida útil de la estructura. El acabado superficial, realizado mediante cepillados de alta calidad, asegura superficies planas.

La madera laminada es un producto ecológico con prácticamente las mismas virtudes que la madera maciza; es un material renovable, el costo energético de su transformación es muy bajo en comparación con otros materiales como el acero, el hormigón o el alumnio y los residuos de la fabricación son reciclables.

Sus características mecánicas, versatilidad y comportamiento frente al fuego hacen de la madera laminada un elemento constructivo que puede competir favorablemente frente a otros materiales como el hormigón, acero o aluminio. Posee una alta resistencia a la corrosión por eso puede ser ampliamente utilizada en actividades que se desarrollan en ambientes agresivos, como plantas químicas, naves de uso ganadero, edificios en zona de costa marítima, entre otros.

top

Copyright © CUBIC33 GROUP 2015

Política de privacidad

ELUCUBRACIÓN ESTUDIO CREATIVO